Menú Cerrar

¿Cómo crear un guardarropa sostenible?

En la actualidad, comprar ropa y zapatos se ha convertido en una actividad cotidiana, que muchas veces hacemos sin pensar. Salimos a dar una vuelta al centro comercial y terminamos comprando algo porque nos antojamos, porque está de moda y nos llamó la atención en alguna de las vitrinas. Esto es posible gracias a que las tiendas de ropa y zapatos ofrecen gran variedad de prendas, muchas veces a precios bajos, lo que nos permite comprarlos casualmente sin que causen un gran impacto en nuestro presupuesto.

¿Cuántas veces has comprado una prenda por impulso y al llegar a casa te das cuenta de que en realidad no te gusta tanto, o no te queda bien? Pues resulta que la industria de la moda se alimenta de esas compras impulsivas, necesita que compres más ropa de la que necesitas y más frecuentemente para mantener a flote su modelo de negocio.

Las rebajas suelen ser un momento en el que nos sentimos tentados a comprar cosas que no necesitamos

El fast fashion

Este modelo de negocio se llama fast fashion, que precisamente es como la comida chatarra: barata, rápida y de baja calidad. Muchas grandes marcas utilizan este modelo de negocio, cambiando completamente la mercancía en sus tiendas varias veces por año para ofrecer siempre diseños novedosos que tienten a los compradores, minimizando lo más posible los costos fijos y el tiempo de diseño, manufactura y transporte.

En el modelo del fast-fashion se toman todos los atajos posibles para asegurar que la compañía maximice sus ganancias y reduzca los tiempos de producción. Para lograrlo, utilizan materiales de baja calidad, ignoran los protocolos de protección ambiental, usando procesos de teñido y manufactura llenos de sustancias tóxicas y contratan mano de obra mal paga en países donde no se respetan sus derechos laborales.

Muchas veces las prendas se elaboran en países con malas condiciones laborales

Las fibras

Todas las prendas empiezan siendo una fibra, ya sea natural como el algodón o la lana, semi naturales, como el rayón a la viscosa o sintéticas como el polyester y el nylon. La producción de cada una de estas fibras tiene un impacto ambiental y social, por ejemplo, se estima que producir un kilo de algodón requiere de cerca de 2100 litros de agua y en su cultivo se utilizan agroquímicos tóxicos que han sido relacionados con malformaciones en bebés y cáncer.

Otras fibras como el polyester y el nylon son derivadas del petróleo, por lo que su fabricación requiere enormes cantidades de energía. Por otra parte, las fibras de polyester se desprenden fácilmente en el lavado y llegan a los cuerpos de agua, donde se unen a otros micro plásticos e ingresan a la cadena alimenticia, terminando en nuestros platos. El rayón y la viscosa suelen ser menos demandantes que las fibras completamente naturales, pero ya que se fabrican a partir de celulosa, es importante cerciorase que está proviene de plantaciones forestales bien manejadas y no de bosques naturales.

Fibras como el algodón requieren mucha agua y agro químicos para su producción

El teñido

El teñido de los textiles es el proceso que más energía utiliza y, por lo tanto, el que más emisiones de efecto invernadero produce. Muchas de las empresas que realizan este proceso para las grandes marcas se encuentran en países con regulaciones ambientales más laxas, por lo que es común ver como sus aguas residuales cambian el color de los ríos. En Colombia, por ejemplo, hemos sido testigos varias veces de los cambios de color del río Medellín por cuenta de vertimientos ilegales de diferentes empresas textiles localizadas en el valle de Aburrá. Las grandes marcas de moda recurren a estas fabricas textiles porque producen más barato, ya que no tienen que invertir en sistemas de tratamiento de sus aguas residuales y pueden utilizar tinturas de menor calidad que muchas veces están prohibidas en otros países.

La manufactura

La manufactura es otro de los eslabones del proceso que está lleno de irregularidades. Las marcas acuden a países donde los derechos básicos de los trabajadores no son respetados, ya que ofrecen precios bajos. En estas fábricas, trabajan en su mayoría mujeres, en condiciones poco seguras y recibiendo sueldos miserables. Un ejemplo muy triste de estas prácticas es la tragedia de Rana Plaza, una enorme maquila en Bangladesh, que se derrumbó en 2013, dejando más de 1100 trabajadores muertos y otros 2400 heridos. Esta enorme maquila de 7 pisos elaboraba prendas para Primark, Benetton, GAP, entre otras grandes marcas, las cuales fueron identificadas por las etiquetas encontradas entre los escombros.

La falta de trazabilidad en las cadenas de producción de moda hace que estos casos se sigan presentando, ya que existe una suerte de anonimato que muchas veces no permite vincular a las marcas con las empresas que llevan a cabo la manufactura de sus prendas.

¿Cómo crear un guardarropa sostenible?

1

Uno de los primeros pasos para empezar un guardarropa más sostenible es pensar realmente en que necesitamos y no comprar por comprar. Esto no es una tarea fácil, ya estamos muy acostumbrados al “retail therapy” e ir de compras se ha convertido en una actividad que muchas veces se hace para entretenernos o para hacernos sentir mejor con nuestras vidas

2

Organiza y limpia tu armario. Muchas veces terminamos comprando cosas muy similares a las que ya teníamos porque el armario está tan atiborrado que ni sabemos que hay en él. Para empezar, divide tus prendas en 4 montones. El montón 1, es la ropa que te encanta, el montón 2 es ropa que te sirve pero que no usas muy seguido, el montón 3 es ropa que no te queda del todo bien, pero podrías arreglar y el montón 4 es ropa que estás segur@ de que no vas a volver a usar. Tomate unas semanas para decidir que prendas quieres conservar de los montones 2 y 3 y dona, revende o recicla el resto.

Tener un armario organizado es uno de los primeros pasos para hacerlo más sostenible

3

El siguiente paso es elegir donde comprar. Esto se reduce normalmente a cuatro opciones, una tienda de marca con una gran selección, una tienda online, un almacén local, probablemente no tan llamativo o una tienda de segunda. Algunas tiendas de segunda están en internet como CloseandoRenueva Tu Clóset y Go Trendier, donde puedes comprar y vender ropa, zapatos y accesorios desde ligeramente usados hasta nuevos.

Las tiendas de segunda son una buena opción para encontrar prendas diferentes y únicas.

Las grandes marcas pertenecen normalmente a empresas multinacionales que siguen el modelo de fast-fashion, mientras que los negocios más pequeños, tienen cadenas de producción más sencillas y transparentes y favorecen la economía local. También hay que tener en cuenta que la responsabilidad social y ambiental de las marcas es muy variable. Algunas grandes marcas han firmado compromisos para mejorar las condiciones de las fábricas que producen sus productos y otras no. Puedes ver una lista de calificación aquí, basada en la transparencia de información de cada marca y que tanto esfuerzo hacen para reducir el trabajo forzado, el trabajo infantil y la explotación de los trabajadores a lo largo de su cadena de producción

4

Finalmente, ¿qué comprar?  Como ya has limpiado y organizado tu armario, ya tendrás más claridad de las prendas que más te gustan. Estas prendas, las que más usas, tienen colores y siluetas que seguramente te favorecen y te hacen sentir cómod@. Estas prendas serán lo más parecido a tu estilo personal, así que tenlas presentes cuando vayas a comprar y elige prendas nuevas que complementen las que ya tienes y en un estilo que sabes que te sentirás feliz de usar. Lo ideal es comprar prendas de buena calidad, que seguramente son un poco más caras, pero te van a durar mucho más. Puedes darle una mirada a los “capsule wardrobes” o guardarropas cápsula, que procuran combinar máximo 40 prendas para crear la mayor cantidad de atuendos posibles, usando prendas con diseños clásicos, que no pasan tan rápido de moda. 

Ejemplo de un guardarropas cápsula con 21 prendas que permite formar más de 45 atuendos diferentes

El origen de las prendas

Antes de comprar nuevas prendas fíjate en la etiqueta, aquí encontrarás pistas sobre el origen y la calidad de la prenda que estás viendo. Por ejemplo, el país de origen te puede dar pistas acerca de las condiciones laborales y ambientales en las que se fabricó la prenda. Los materiales te pueden indicar la calidad y durabilidad de la prenda, así como información de cómo cuidarla para prolongar su tiempo de uso. Si la prenda se fabricó en China, Bangladesh, Marruecos, Cambodia, India, Sri Lanka, Malasia o Indonesia, es probable que los trabajadores no hayan recibido una remuneración suficiente por su trabajo, siempre hay excepciones, claro está. Las prendas fabricadas en Colombia tienden a tener condiciones laborales algo más favorables, aunque distan bastante de ser ideales. En Colombia los trabajadores tienen que ser mayores de edad y tienen derecho a recibir por lo menos un salario mínimo (COP 781.242 en 2018), seguridad social (salud, pensión y caja de compensación), a conformar sindicatos y a recibir remuneración por las horas extra, pero debido a la gran cantidad de personas que trabajan de manera informal, estos derechos no siempre están garantizados.

El material de las prendas

En cuanto a las fibras, las prendas fabricadas con polyester son más durables, pero tienen el problema de que contaminan las aguas con microfibras de plástico. Además, al final de su vida útil no se degradan por lo que si no son recicladas terminan en el relleno sanitario por cientos de años. Las fibras naturales, como el algodón, la lana y el lino, tienden a ser más delicadas y difíciles de cuidar, por lo que debes tener especial cuidado para mantenerlas en buen estado, mientras que las telas de rayón, viscosa y otros materiales seminaturales suelen ser más fáciles de cuidar y más resistentes. Existen también las mezclas entre fibras sintéticas y naturales, como el algodón polyester o el denim con elastano. El tipo de fibra o combinación de fibras que elijas va a estar relacionado con la calidad y duración de la prenda.

El cuidado de las prendas

Para garantizar que la prenda que vas a comprar se mantenga en su mejor forma por el mayor tiempo posible debes revisar las instrucciones de cuidado. Aquí es ser importante ser sinceros con nosotros mismos y preguntarnos ¿Realmente voy a lavar a mano este suéter de lana para que no se encoja? ¿Tengo tiempo y presupuesto para mandar estas prendas a lavar en seco? Este paso es importante, porque si no vamos a cuidar la prenda como es debido, no vamos a usarla, ya sea porque se deterioró o porque nos da pereza tener que lavarla a mano, entonces es mejor no comprarla.

Moda sostenible en Colombia

En el país han nacido varias iniciativas que buscan crear prendas más sostenibles, por ejemplo, utilizando materiales ecológicos y reciclados o gestando proyectos que involucran a las comunidades más vulnerables. Aquí compartimos algunas de estas iniciativas que pueden ayudarte a hacer tu guardarropa más sostenible.

CYCLUS
Son fabricantes de bolsos y maletas que utilizan neumáticos reciclados además de materiales naturales como el cuero y el algodón. Son maletas y bolsas que están fabricadas a pequeña escala en Bogotá, con una cadena de producción sencilla y transparente.

REWORKED   
Esta marca utiliza prendas de segunda, que son transformadas para darles una segunda vida. Cada prenda es única e individual, ya que se basan en prendas vintage para su confección

RELIGARE
Esta diseñadora utiliza telas “deadstock”, es decir, remanentes de bodega y confecciona pequeñas cantidades, utilizando materiales orgánicos e impresión digital eco-amigable. Sus prendas son elaboradas localmente en Medellín, Colombia.

CROQUIS  
Esta marca produce prendas con procesos respetuosos por el medio ambiente y además busca generar oportunidades de crecimiento para las mujeres que trabajan elaborándolas. Su casa-taller se encuentra en Cali, Colombia.

FOKUS GREEN 
Esta marca utiliza botellas PET recicladas para elaborar prendas, reduciendo así el impacto ambiental de la fabricación de ropa. Utilizar botellas PET recicladas, ahorra mucha agua y además ayuda a reducir el problema de contaminación de los plásticos. Están localizados en Medellín, Colombia.

Aquí encontrarás más información sobre moda y sostenibilidad 

https://www.independent.co.uk/life-style/fashion/environment-costs-fast-fashion-pollution-waste-sustainability-a8139386.html

https://ropalimpia.org/wp-content/uploads/2017/08/Guia-Consumo-Ropa.pdf

http://www.abc.net.au/news/science/2018-04-03/fashion-environmental-impact-of-your-favourite-textiles/9382382

Publicado en Impacto ambiental personal

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.